El cáncer testicular

El cáncer a los testículos es la causa mas común de cáncer entre hombres jóvenes entre las edades de 15 y 35, pero puede afectar a cualquier grupo etario. Puede descubrirse por accidente o a través de una auto examinación.

Mientras hay 14 tipos de canceres que se originan en los testículos, la mayoría comienza con células germinales donde se produce nuevas células de esperma. Semejantes tipos de canceres testiculares caen en dos categorías.

Cáncer seminoma: Esto es hecho principalmente por celulas jovenes germinales que crecen lentamente y permanecen relativamente inmoviles. Los seminomas dan razón de un 40 por ciento de los canceres testiculares.

El cancer no seminoma: surge de células germinales más maduras, los canceres no seminomas tienden a ser más agresivos que los seminomas.

Las causas del cáncer testicular permanecen como un misterio hasta ahora. Este ataca a los hombres jóvenes al azar, aunque algunos factores de riesgos han sido identificados, una fuente específica todavía tiene que ser encontrada. Por suerte la mayoría de los canceres testiculares pueden ser curados y tratados con tratamiento temprano.

Hay tres etapas del cáncer testicular. Una serie de exámenes y scanner son requeridos para determinar en cual etapa esta el hombre.

Primero, permanece confinado a los testículos.

Si progresa, se mueve a los ganglios linfáticos retroperitoneales, pequeñas glándulas que filtran bacterias y células cancerígenas desde los líquidos linfáticos localizados entre el diafragma y los riñones, cerca de la espalda.

En su etapa final se expande a través del cuerpo, potencialmente a los pulmones, cerebro, hígado y huesos. Si el cáncer es agresivo y dejado sin tratar, puede llevar a la muerte. El 95% de los canceres son malignos y se expanden si no son tratados.

El cáncer testicular puede producir cualquiera de los siguientes síntomas, debiera observarse que estos síntomas pueden también ser causados por otras condiciones no dañinas, así que una opinión de un urólogo es muy recomendada:

Una pelota en cualquiera de los testículos, es típicamente del tamaño de una arveja, pero algunas veces más grande.

Cualquier aumento del tamaño o encogimiento de un testículo.

Un cambio en la consistencia del testículo, normalmente que se ponga más duro.

Una sensación de pesadez en el escroto.

un dolor en la parte de abajo del abdomen o en la ingle.

Una repentina recolección de liquido en el escroto.

Un abultamiento o sensibilidad en el seno.

Acerca de boris

Soy un joven que le gusta relacionarce con aquellas personas que tengas una visión futurista y que cada día colaboren en hacer de este planeta algo mejor
Esta entrada fue publicada en Salud. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s